25 de agosto de 2008

Aceite de Argan


Creo ciegamente en las propiedades del aceite de oliva, del aceite rosa mosqueta, y hoy añado un aceite más a mi credo: el aceite de argán.

Procede de Marruecos, donde los pueblos bereberes lo llevan utilizando desde hace siglos. El aceite surge de un fruto similar a la oliva, pero en este caso en tonos rojizos. Su composición es realmente rica: 80% de ácidos grasos esenciales (ácido linoleico, alfalinoléico, oleico y araquidónico). Además contiene grandes cantidades de vitamina E, por lo que es un potente regenerador de la piel y del cabello; y un buen reestructurador y renovador celular.

Entre sus virtudes, está el ser beneficioso por los antioxidantes contra las quemaduras del sol, luchar contra el acné, la psoriasis, la neurodermitis, las pequeñas heridas, la aparición de hongos, el fortalecimiento de las uñas.

¿Impresionante verdad? Pues añade un aceite más a tu rincón de belleza, sobre todo, porque ya forma parte de muchos de nuestros cosméticos

0 comentarios a esta entrada:

Publicar un comentario

Mi blog se alimenta de tus comentarios