5 de agosto de 2011

Invento del averno...

No hace tanto, los grifos en la ducha o la bañera eran asi:


Los había que preferían empezar con el agua a temperatura de geiser e iban añadiendo agua fría para templar.

Los había que preferían empezar con el agua a temperatura de ibón e iban añadiendo agua caliente para caldear.

El monomando ha acabado con la psico-motricidad y coordinación que se conseguían con el manejo minucioso y giros milimétricos acompasados de los dos grifos.

Ahora, para conseguir no helarte o escaldarte, se necesita precisión micrométrica.

Esto dice el fabricante:


Esta es la realidad:




1 comentarios a esta entrada:

David C. comentó

recien los conozco. en mi casa todavía pongo primero la caliente y luego la fría.

Publicar un comentario

Mi blog se alimenta de tus comentarios